Héctor A. Calderón B.

Héctor A. Calderón B.

Escritor, guionista y docente universitario. Premio Nacional de Guión 2010. Ministerio de Cultura, Colombia. 

email Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

La 76: la legendaria locomotora de la Estación de la Sabana de Bogotá

Los datos del fabricante, la ciudad donde fue construida, y el año están inscritos frente de la máquina y a lo largo de la circunferencia de un escudo dorado.
Baldwin Lokomotive, Filadelfía, 1949.
 
En el centro se destaca un enorme número dorado. Es una de las cinco locomotoras de vapor que sobreviven en el cementerio de trenes y vagones de lo que alguna vez fue una de las construcciones más emblemáticas del sector ferroviario de Colombia.
 

Meridiano 157, paralelo 48 - Cráter lunar Julio Garavito Armero

La luna es un satélite natural que ha inspirado a poetas, científicos, artistas y alguno que otro lunático. Desde hace miles de años acompaña nuestra existencia y siempre nos muestra la misma cara aunque en su anverso oculte formas y misterios. En su superficie hay 1,185 cráteres. Uno de ellos tiene 80 kilómetros de diámetro y está ubicado en el hemisferio sur a 48° de longitud por 157° de longitud oriental, al sur del mar Ingenii y diagonal al cráter Julio Verne. Ese fenómeno de la geografía lunar fue bautizado con el nombre de un colombiano que miró la luna con otros ojos.
 

Don Giovanni, el rey

... que bailar es soñar con los pies.
J.Sabina
 
Es de esas amistades que uno nunca elige pero te atan para siempre. Es de esos tipos que te llegan con dos cervezas a la mesa, te presenta una buena vieja y te regala la botella más fría. Tiene un aire de pescador napolitano; flaco, alto y buena pinta. No es buen negocio presentarle alguna amiga porque te deja tieso mientras se pierde con tu presa en la pista y tal vez no los vuelvas a ver en menos de dos semanas.
 

Maleza y cemento

Las casas cada vez más perdidas entre la maleza.   El recuerdo se resiste a caer en el olvido, pero es cuestión de tiempo.   La manigua lentamente hace lo suyo. Entra por la ventana, la puerta, las habitaciones, las cocinas, por todas partes.   El olvido llegará cuando el monte se trague los restos.   Es una pena.   
 

"Vuelo nocturno" - Cuento de H. A. Calderón

Es de noche y  la costa está a 80 kilómetros.  Abajo, el mar, está tranquilo.  Casi duerme.   El firmamento sigue cerrado. Casi inexpugnable.   
 
Por años, Antoine,  ha piloteado aviones.  Conoce de memoria las rutas del  Cono Sur de América, las cartas de navegación de los cielos del Sahara, y los vuelos por instrumentos sobre el Mediterráneo.  Noches así han sido muchas.   Soledad, oscuridad, y el Brrrrrrrr del motor del aeroplano.  

El otro Simón: Simón Rodríguez, el maestro del Libertador

En cercanías de Roma, Italia, dos hombres llegaron al Monte Sacro el 15 de agosto de 1805. Uno de ellos juró no dar descanso a su brazo ni reposo a su alma hasta alcanzar la libertad de su patria. Hoy, 212 años después, sabemos que cumplió su palabra y su nombre quedaría escrito para siempre en la historia de América. Sin embargo, casi dos siglos después poco se sabe del otro hombre, alguien que fue decisivo en la formación del Libertador, su maestro: Simón Rodríguez.

"El regreso" de Andrey Zvyagintsev (Vozvrashcheniye, 2003)

Ahora que los rusos están de moda gracias a Puttin y sus travesuras, nos vemos obligados a recordar los días de la KGB y la guerra de nervios que alimentaron los miedos de Occidente. La Guerra Fría fue un ajedrez psicológico donde el poder nuclear de las potencias apretaba la garganta de la humanidad con las posibilidades de una tercera guerra mundial. Los rusos serán los malos a los que Hollywood ponga en la mira de sus producciones de acción bélica en los próximos años. Habrá un respiro para los barbados terroristas fanáticos del Islam en las pantallas. Quizas tengamos un Rocky más en el siglo XXI, a lo mejor un duelo de revancha entre un Balboa de geriátrico contra un Ruso de dos metros pletórico de músculos.
 
Pero Rusia es más que Puttin, tierra de espías y doping.  Su cine y literatura son referentes monumentales en la historia de las artes, como lo son su teatro, su ballet y sus compositores e intérpretes musicales de la llamada música de academia, por ejemplo.   
 
Y es justamente con algo de cine ruso lo que me estreno en esta Tertulia Tropical.  
 
Suscribirse a este canal RSS