Las vicisitudes del abogado Mandrake, personaje emblemático de Rubem Fonseca
  • Ensayo
  • Posted
  • Visto 222 veces

Las vicisitudes del abogado Mandrake, personaje emblemático de Rubem Fonseca

En el libro de cuentos "Lúcia McCartney" publicado en el año 1967, apareció un personaje que se iría a transformar en la creación emblemática de Rubem Fonseca: el abogado Paulo Mendes, “Mandrake”. Es el protagonista del cuento “El caso de F.A.”. Posteriormente vuelve a aparecer en los relatos “Dia de los enamorados”, del libro de cuentos "Feliz año nuevo" (1975), “Mandrake” del libro "El cobrador" (1979), y como personaje principal de las novelas “El gran arte”(1984), “Del fondo del mundo prostituto sólo amores guardé para mi puro” (1997) y “Mandrake, la biblia y el bastón” (2005).
 

abogado-mandrake-personaje-rubem-fonseca-novelas-serie-tv-hbo

La serie "Mandrake" producida por HBO 

El abogado Mandrake es el personaje más popular de Fonseca, a tal punto que en el año 2008 se creó una serie de televisión titulada “Mandrake”, producida por la HBO, en la que se adaptaron los tres cuentos ("El caso de F.A.", "Día de los enamorados" y "Mandrake") y se contaron nuevas aventuras del protagonista.
 
Mandrake es un abogado criminalista, hábil y astuto, apasionado por las mujeres, que se dedica a resolverles problemas a miembros de la alta burguesía. Tiene una característica muy especial: desprecia a sus clientes, ante ellos es altanero y arrogante, mientras se conmueve con las historias de la gente de la calle, de las personas humildes, a quienes ayuda sin cobrarles dinero.
 
Mandrake es el personaje investigador de Fonseca, algunas veces debe indagar en el bajo mundo, otras veces en los sórdidos ambientes de la alta burguesía. En algunas ocasiones termina pagando un precio muy alto por los riesgos que asume. En este ensayo se va a hacer una mirada al relato “El caso de F.A.” 

El desprecio por la alta burguesía en "El caso de F.A."

En el “El caso de F.A.”, primer cuento en el que aparece, Mandrake debe resolver un caso de secuestro de una prostituta menor de edad, de quien se ha enamorado F.A., un alto funcionario del gobierno. Es decir, es un asunto que debe ser llevado con reserva y sin intervención de la policía. El cliente, F.A., es un personaje timorato que se ha obsesionado de una prostituta que vive en una casa de citas, Miriam. Él desea rescatarla de esta situación, pero ella ha desaparecido, por esto recurre a Mandrake.
 
el caso de fa cuento rubem fonseca analisis critica abogado mandrake
 
En la figura anterior se muestra la configuración de este relato en función de las estructuras que se han analizado en los ensayos anteriores (Ver: El género negro en la literatura, sus características y parámetros). En este caso, el personaje de Mandrake es el investigador del crimen. A medida que el relato avanza el lector lo va conociendo: se trata de un abogado con una moral propia, que desprecia a la alta burguesía, así mismo es un hombre de acción, que no duda en llegar hasta el enfrentamiento físicoVive un conflicto personal, la gran atracción que siente hacia las mujeres, lo que le ocasiona más de un problema ya que no duda en enredarse con una y otra chica.
 
Aunque aquí la institución de la policía está presente, no es del todo un organismo confiable. Mandrake tiene un amigo policía, Raúl, que en ocasiones le ayuda con información, pero ambos saben que la corrupción está presente en las instituciones.
 
rubem-fonseca-novelas-analisis-abogado-mandrake-personaje-serie-hbo

Una sociedad individualista donde ni la bondad ni el bien existen

En este relato el universo del criminal está representado en Madame Giselle y Celio, los proxenetas que tienen retenida a la chica, Miriam. La vida de la Madame es relatada de forma rápida, donde se destaca que ella fue amante de un senador y que fue él quien le montó el negocio. Es decir, los lazos que unen al bajo mundo con la alta sociedad se trazan en esta relación, lo cual va de acuerdo a las premisas del género.
 
La víctima, Miriam, es una chica de gran belleza que viene de un pueblo lejano, y es obligada a prostituirse. No se trata de una víctima inocente ya que se descubre que ella estaba aliada con los proxenetas para sacarle dinero a F. A. Al final, Fonseca parece sugerir que Mandrake se va a quedar con ella mientras se burla de su cliente.
 
Aquí se retrata una sociedad compleja, donde cada quién actúa según sus intereses y donde la bondad y el bien no existen. El esquema de la figura superior se va a repetir en los siguientes cuentos protagonizados por “Mandrake”, en los que usualmente el abogado termina enredado erótica y sentimentalmente con las víctimas.